Tasa laboral

Las tasas judiciales empezaron a aplicarse a partir de la entrada en vigor de la Ley 10/2012 de 20 de noviembre con el objetivo de sufragar los gastos soportados por la administración por poner a disposición los recursos necesarios para que el ciudadano pueda acceder a la justicia como componente básico del derecho fundamental de la tutela efectiva de la Constitución Española.

Las tasas judiciales en el ámbito laboral deberían haber quedado de la siguiente manera:
  • En primera instancia (juzgado de lo social) no se debería abonar tasa alguna.
  • En recursos de suplicación y casación, el trabajador debería abonar la tasa correspondiente. 
Pero, la Sala Cuarta del Tribunal Supremo en pleno no jurisdiccional de fecha 5 de junio de 2013, decidió que los trabajadores, funcionarios, o beneficiarios de pensiones, no deberían abonar tasas laborales en los recursos de suplicación y casación. 

En conclusión, el acceso a la justicia laboral queda exenta de tasas y es accesible para todos los ciudadanos que tengan necesidad de utilizarla.

Lo importante para el trabajador

  1. El trabajador tiene que tener muy claro que no debe abonar tasa alguna por interponer una demanda, reclamación o recursos en materia laboral.
  2. El trabajador tiene que saber que sólo tendrá los gastos o minuta del profesional que le asesora o le gestiona el proceso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Documentos para empezar a trabajar

Etapas de la evaluación del desempeño

Retención IRPF contrato temporal

Trabajo de menores

Complemento ad personam