Suscribete

Motivos para conciliar

conciliar

Conciliar, la palabra mágica para cerrar un despido o un conflicto entre la empresa y el trabajador o el trabajador y la empresa. Antes de llegar a la conciliación, yo recomiendo siempre que la empresa hable con el trabajador y el trabajador con la empresa. Es como he resuelto el 40% de los conflictos que me he encontrado y un 30% en conciliación. El resto han sido decididos por un tercero: el juez. Los porcentajes son redondeados a números enteros. Para mi conciliar es tanto en el acto de conciliación a través del arbitro mediador como llegar a un acuerdo con la empresa que sea válido tanto para el trabajador como para la empresa. Los procesos conciliados, no sólo son despidos, también hay concreción de horarios, cambio de condiciones de salario y un largo etcétera. Tienes que tener en cuenta que en muchas ocasiones la visión de la empresa y el trabajador no son tan distanciadas pero cuando no hay diálogo no hay acuerdo. Muy importante para las dos partes: cerrar todos los acuerdos definitivamente en los Servicios de Conciliación de la Comunidad Autónoma. Ahora te voy a exponer los motivos para conciliar y así evitar un juicio.

1. Conciliar para no perder tiempo

En los tiempos que vivimos que todo va corriendo, a nadie le gusta perder el tiempo. Piensa que preparar una conciliación sin acuerdo supone preparar una demanda judicial, llevarla al juzgado, la citación del juicio, ir al juicio y muy posiblemente, después de todo esto. Llegar a un acuerdo sin celebrar el juicio. Todo el tiempo que han perdido las partes se podría haber ahorrado simplemente con un acuerdo previo a la conciliación, igual que el que se firma antes de entrar a juicio.

2. Conciliar para no perder dinero

No conciliar, supone perder dinero para las dos partes, piensa que una no conciliación supone la contratación de un profesional que gestione el conflicto. Pensarás, muchas empresas ya tienen personal que lo gestiona pero yo te diré, crees que es necesario que esa persona dedique tiempo a preparar un futuro juicio para llegar a un acuerdo. Y, tu trabajador, puedes gestionar el conflicto hasta conciliación e incluso hasta llegar a primera instancia (juzgado) pero piensa si te vale la pena o no, tendrás que valorar si te compensa o no. Según la situación de cada uno, compensará o no compensará llegar a un juicio.

3. Conciliar pensando en la otra parte.

Para este punto hay un término que lo define a la perfección: empatía. La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de la otra parte. Es clave conciliar y llegar a un acuerdo intentando ponerte en la situación del otro pero ojo, teniendo en cuenta que no te tomen el pelo, ya que en ocasiones hay partes de la negociación que intentan aprovecharse de la empatía de la otra parte.

4. Conciliar pensando en un acuerdo justo.

Siempre ya seas empresa o trabajador en un conflicto nadie quiere ceder, yo siempre digo que existe la muralla insalvable, ya que el trabajador piensa que tiene todos los derechos del mundo y la empresa piensa que tiene el poder absoluto y la rezón absoluta. Los acuerdos, sean del ámbito que sean pero más en el mundo laboral tiene que cumplir con la regla: win-win (ganar-ganar), es decir, las dos partes tienen que salir ganando. Nunca se llegará a un acuerdo laboral donde una de las partes pierda, es un concepto que hay que tener muy presente en una negociación laboral.

5. Conciliar para decidir las condiciones.

Para poder decidir las condiciones del acuerdo y los puntos del mismo, hay que conciliar, ya que de llegar a un juicio, es un tercero (el juez) que pone las condiciones de la resolución del conflicto. Y, las partes, no deciden nada. 

6. Conciliar para evitar un juicio.

Un juicio no es agradable para las partes, requiere mucha preparación y el resultado depende del criterio de un tercero. Por mi experiencia, los juicios laborales se están demorando mucho en el tiempo sin tener en cuenta los recursos invertidos hasta tener una sentencia firme. Cada juicio o recurso supone una preparación excesiva sin tener claro el resultado y con la incertidumbre de la decisión final. También te digo, que cuando la conciliación es imposible hay que llegar hasta el final, no hay que renunciar a nada.

7. Conciliar es un acuerdo abierto en el tiempo.

Como te he dicho al principio del artículo, todos los acuerdos se tienen que firmar y cerrar en el Servicio de Conciliación de la Comunidad Autónoma, hasta ese momento es un acuerdo abierto en el tiempo, las partes pueden modificar o cambiar cláusulas del acuerdo sin ningún tipo de limitación. En cambio en una sentencia, no puedes acordar nada, sólo puedes acatar la decisión del juez. 

Después de leer estos 7 puntos creo que cuando tengas que llegar a un acuerdo con la empresa o con un trabajador te será más fácil si recuerdas los puntos anteriores, piensa que un acuerdo siempre es mejor que un buen juicio.

Ahora como ya sabes, después de muchas peticiones ya tienes disponible la aplicación de la revista para tu móvil o tablet, sólo tienes que descargarla del siguiente enlace: 

Para acabar recordarte que puedes compartir el artículo con tus amigos y conocidos, estoy seguro que les gustará. Además, puedes dejar un correo electrónico y recibirás los artículos en exclusiva, ya somos más de 700 suscriptores.


Introduce un correo electrónico:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar.

Suscripción gratuita

En exclusiva para ti por suscribirte al blog, tendrás acceso a todas las herramientas de calculo de nóminas (nómina, embargos e indemnización), normativa, modelos de cartas, sentencias, prevención de riesgos y mucho más

Colaborar

Donar no es algo habitual en España pero mantener el blog supone una inversión de tiempo y dinero. Por eso, si tienes la posibilidad de realizar un donativo te lo agradecería, no importa que sea de 1, 5, 10, 15... euros lo importante es la voluntad de colaborar.
 

 

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

@ Copyright 2012 Blog laboral trabajador